Gobierno convoca al Dr. Arumí a integrar Consejo Científico Asesor Silvoagropecuario Sustentable

Créditos: Facultad de Ingeniería Agrícola UdeC

Nueva instancia reúne a seis científicos y a tres representantes del sector público. Tendrá como propósito sistematizar y contextualizar la mejor evidencia científica nacional disponible para aportar insumos a la toma de decisiones del ministro de Agricultura.

El académico de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIAUdeC), Dr. José Luis Arumí Ribera, fue convocado por los ministerios de Ciencia y de Agricultura para integrar el nuevo Consejo Científico Asesor Silvoagropecuario Sustentable, que tendrá como propósito sistematizar y contextualizar la mejor evidencia científica nacional disponible para aportar insumos a la toma de decisiones del ministro de Agricultura, en lo estratégico y en sus desafíos de organización institucional, contribuyendo a la implementación de la Política Nacional de Desarrollo Rural y al fortalecimiento del sector forestal, agricultura y alimentos en Chile.

Para este efecto, el Dr. Arumí participó, el pasado 11 de diciembre, en la reunión de conformación del Consejo, que reúne a seis científicos, académicos e investigadores provenientes de centros de I+D, universidades y sociedades científicas chilenas, además de tres representantes de institutos tecnológicos públicos del sector de agricultura y alimentación.

En la ocasión, el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, junto al ministro de Agricultura, Antonio Walker, presentaron a los integrantes de esta instancia que realizará recomendaciones basadas en la mejor evidencia científica como insumo para contribuir al diseño e implementación de políticas públicas y la toma de decisiones del Ministerio de Agricultura.

Específicamente, apunta a la implementación de la Política Nacional de Desarrollo Rural y al fortalecimiento del sector forestal, de agricultura y de alimentos en Chile.

El Consejo Científico Asesor está integrado, además, por: Francisco Meza, consejero académico del Centro de Cambio Global UC, quien actuará como coordinador de la instancia; Horacio Bown, presidente de la Sociedad Chilena de la Ciencia Forestal; Mauricio Ortiz, director ejecutivo del Centro de Estudios Avanzados en Fruticultura; Tamara Tadich, investigadora de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile; Giovanna Muñoz, directora del Centro de Estudios en Alimentos Procesados (CEAP); Marta Alfaro, subdirectora nacional de Investigación y Desarrollo del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA); Rodrigo Mujica, gerente de Investigación, Desarrollo e Innovación del Instituto Forestal (Infor); y Daniela González, gerente de Gestión Estratégica, Producción y Desarrollo del Centro de Información de Recursos Naturales (Ciren).

José Luis Arumí es investigador principal del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (Crhiam), es integrante del Programa Centro de Derecho Ambiental y Cambio Climático de la Universidad de Concepción; colabora en el Consejo Consultivo Mesa “Agua y Medio Ambiente”, en la Mesa del Agua de la Región de Ñuble y en el Consejo de la Sociedad Civil de la Comisión Nacional de Riego. Sus líneas de investigación son la disponibilidad y calidad de agua para la agricultura y la minería bajo el cambio climático y la gobernanza del agua, servicios ecosistémicos y sustentabilidad.

El exdecano de FIAUdeC comentó que tal como planteó el titular de Agricultura, “muchas veces les ha faltado el respaldo científico para proponer políticas públicas” y explicó que esta instancia se genera en un contexto de cambio climático, seguridad hídrica y cambio global, por lo que “la idea es ir apoyando la toma de decisiones, vamos a tener que empezar con un diagnóstico, que espero que no nos lleve mucho tiempo, proponer políticas públicas y recibir los requerimientos del ministro de Agricultura”.

“Si bien no somos los portadores de la verdad, yo lo veo como una oportunidad de aportar, de representar a la Universidad de Concepción, al trabajo que hacen todos los colegas, no solo de la Facultad de Ingeniería Agrícola, sino de toda la Universidad, y así me lo manifestó el rector, Dr. Carlos Saavedra”, añadió el académico.

En esa línea, el experto en recursos hídricos expresó su expectativa de que la opinión científica sea un insumo clave en la toma de decisiones en el futuro y que esta instancia se mantenga en el tiempo y transcienda la actual administración.

Cinco ejes

El ministro Couve agradeció el compromiso de los miembros del Consejo por aceptar la invitación a ser parte de la instancia que destacó como “una manera de vincular la evidencia científica con las necesidades que tiene el sector público y privado en cinco ámbitos estratégicos: agua y suelo, recursos forestales, fruticultura, ganadería, y tecnologías emergentes y economía local”.

“Tuvimos una experiencia muy similar con el Comité Científico Cop 25 que, frente al desafío del cambio climático, nos sirvió para establecer cómo tiene que ser un comité asesor. Esa experiencia fue un ejemplo de la misión que nos hemos propuesto como Ministerio de Ciencia, que toma en cuenta la promoción y comprensión del conocimiento, para usarlo en nuestro país”, agregó.

Por su parte, el ministro Walker destacó la relevancia de la ciencia en las labores agrícolas y dijo que “la creación de este Consejo Científico es necesaria y muy importante para lo que viene en los próximos años e incluso décadas, para generar evidencia científica que avale las decisiones que se están tomando. La demanda de alimentos seguirá subiendo y debemos seguir produciendo, pero aumentando e innovando en la tecnología para cuidar el medio ambiente. Tenemos un gran desafío en generar una agricultura regenerativa que nos ayude a retener el carbono que generan las actividades agrícolas, generar una forma más amigable de producir alimentos, manejar praderas, utilizar fertilizantes ‘verdes’ y disminuir el impacto del diesel de las maquinarias en el medio ambiente”.

El Consejo comenzará su labor con un diagnóstico sobre el conocimiento disponible en la materia, y luego, a partir de mecanismos participativos con la comunidad científica, sistematizará y contextualizará la evidencia disponible en la comunidad científica y de I+D nacional para transformarla en recomendaciones de iniciativas y políticas públicas que respondan a los desafíos planteados por el Ministerio de Agricultura.