Expertos de Veterinaria UdeC llaman a extremar los cuidados de las mascotas con el inicio de las altas temperaturas

Considerando el aumento de calor en los últimos días y que incluso para este fin de semana, en Chillán, se prevé que los termómetros llegarán a los 35 grados Celsius, es que doctores de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción, llaman a los tutores de mascotas a estar atentos a los choques de calor que puedan presentar los animales domésticos.

Y es que un golpe de calor en una mascota puede aumentar su temperatura corporal a más de 42°C, teniendo en cuenta que el nivel promedio en perros es de 38 a 39°C. “En términos generales, nuestras mascotas, perros y gatos son individuos que tienen una temperatura muy similar a nosotros los humanos. Por esta razón, ellos también pueden sufrir con el calor excesivo”, explicó el académico y director del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Concepción, Dr. Sergio Cofré.

De acuerdo con lo manifestado por el experto, los perros pierden calor a través de tres mecanismos. “El jadeo, ciertas partes del cuerpo que están libres de pelito como la panza, y también a través del sudor que puede darse en una pequeña porción mediante sus almohadillas, como también sucede con los gatos. Entonces, con el aumento de la temperatura, nuestros pacientes podrían experimentar un cuadro reconocido como hipertermia o choque de calor”.

El experto señaló que se debe considerar también aquellas condiciones que promueven un calor excesivo. “Existen ciertos factores que agravan el calor en los animales como, por ejemplo, que estén encerrados en lugares que están muy poco ventilados, sin acceso a agua limpia y fresca, individuos que están atados en los patios y que no tienen sombra, mascotas que están en lugares con mucho cemento y que actúa como un efecto de horno”, explicó el Dr. Cofré.

También se debe tener presente a las mascotas o individuos que presentan mayor riesgo: los jóvenes, los de edad avanzada o los que tienen enfermedades cardíacas o malformaciones en sus vías respiratorias como bulldog inglés, bulldog francés, pug, pequinés, “que son los pacientes llamados braquicefálicos e incluso también hay que sumar a los individuos gordos, que debido a la gran cobertura y grasa corporal no pueden disipar bien el calor”, indicó el Dr. Sergio Cofré.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

El especialista, señaló que dentro de las medidas básicas destaca el mantenerlos hidratados, con agua limpia, fresca y accesible; protegerlos del sol, mantenerlos en un lugar de la casa bien ventilado y a la sombra, no sacarlos a pasear en horario de máximo calor y jamás (con calor o frío) dejarlos al interior de los vehículos.

Incluso el experto llamó a dejar, en la medida de lo posible, recipientes con agua fresca para que los perros y gatos callejeros tengan la alternativa de mantenerse hidratados.