Estudios impulsarán colaboración en acceso a datos y soluciones tecnológicas a problemas de la sequía

Ambos proyectos accedieron a financiamiento de concurso que ANID lanzó para enfrentar los desafíos de la crisis hídrica.

Dos fueron las propuestas presentadas por investigadores de la Universidad de Concepción al Concurso Fondo de Investigación Estratégica en Sequía 2021 de la Agencia de investigación y Desarrollo, ANID, resultando ambas seleccionadas.

Se trata de los proyectos Technologies, Chriam Methodologies, and Guide of Best Practices for the Hydric Sustainability of the Mining and Agricultural Industries, encabezado por el investigador del Departamento de Ingeniería Metalúrgica, Facultad de Ingeniería, Dr. Leopoldo Gutiérrez Briones, y ChileFlux: A Scientific Network for Monitoring Water, Energy and CO2 fluxes as a tool for the Control, Adaptation and Mitigation of Climate Change and Drought in Chile, del académico Dr. Octavio Lagos Roa, del Departamento de Recursos Hídricos, Facultad de Ingeniería Agrícola.

Esta nueva línea de financiamiento estatal busca apoyar a diversas iniciativas que permitan hacer frente a las diversas consecuencias derivadas del actual escenario de emergencia por la escasez hídrica de los últimos 12 años, que, sumada a la baja pluviosidad registrada durante el 2021, han generado profundas y complejas problemáticas, tanto para las personas como para el normal desenvolvimiento de múltiples áreas de desarrollo económico y productivo nacional.

“La Universidad se adjudicó los dos proyectos presentados en este concurso, siendo el proyecto del profesor Gutiérrez el mejor evaluado a nivel nacional. Es un muy buen resultado que, además, da muestra de la capacidad de levantar propuestas que apuntan a distintas estrategias para enfrentar la problemática en sequía: uno potencia el trabajo en red y el otro aborda desafíos industriales específicos”, destacó la Vicerrectora de Investigación y Desarrollo, Dra. Andrea Rodríguez Tastets.

“La escasez hídrica es un problema muy complejo hoy en día y afecta tanto a las personas, como a los ecosistemas y al desarrollo de los países y, por otro lado, uno de los temas en que creemos que estamos al debe es en llevar el conocimiento desde la academia a soluciones que permitan hacer frente a temas tan importantes como éste”, detalló el Dr. Leopoldo Gutiérrez sobre la propuesta que lidera, la que resultó seleccionada en el primer lugar nacional en este concurso ANID.

“Esta convocatoria nos vino como anillo al dedo porque en el Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (Crhiam) se ha avanzado en una serie de tecnologías, metodologías y protocolos que necesitan aceleración para, en algún momento, llegar a ser soluciones para hacer frente a la escasez hídrica”.

Respecto de los desafíos en términos de desarrollo tecnológico, el académico explica que “este proyecto está dividido en cinco subproyectos, cada uno de los cuales tiene avances significativos. Uno tiene que ver con mejorar la recuperación de aguas en plantas de procesamiento de minerales, que ya cuenta con un prototipo, y esperamos poder probarlo a escala industrial”.

Dr. Leopoldo Gutiérrez.

Los otros subproyectos que menciona Gutiérrez abordan diversos aspectos relativos a la disponibilidad del recurso hídrico. Por ejemplo, uno tiene que ver con mejorar la recuperación de cobre y molibdeno utilizando menos agua y otro está relacionado “con la captación de ciertos iones que perjudican procesos mineros y agrícolas”.

Además, detalló el investigador, hay otro subproyecto “sobre la caracterización de humedales para el tratamiento de aguas grises para operaciones mineras y áreas agrícolas, y uno relacionado con el tratamiento de suelos para mejorar su consumo de agua en terrenos agrícolas”.

Colaboración

En tanto, Dr. Octavio Lagos explicó que el objetivo de su proyecto es desarrollar ChileFlux, “una red científica de colaboración en el monitoreo del agua, principalmente, pero también de los componentes del balance de energía y dióxido de carbono como una herramienta para controlar, adaptarse y mitigar frente al cambio climático y de la sequía”.

Este proyecto se da en el contexto del Consorcio Tecnológico del Agua (CoTH2O), dirigido por Lagos, que, entre otros fines, “busca desarrollar y ejecutar este tipo de iniciativas que nos permita estar mejor preparados ante eventos de escasez de recursos hídricos producto del cambio climático y los eventos extremos como la sequía”.

La colaboración en red permitirá aunar esfuerzos, al compartir, entre diversas instituciones proyectos e investigadores, la información recabada inicialmente por diez estaciones de monitoreo dispuestas en diversos puntos de las regiones de Coquimbo, Maule, O’Higgins y Ñuble, lo que “nos permitirá medir los flujos de agua hacia la atmósfera, los flujos de carbono que las coberturas vegetales están absorbiendo, con estas estaciones que son de alta complejidad y tienen un costo importante”,  explica el investigador.

Dr. Octavio Lagos.

Los datos obtenidos por esta red permitirán calcular, desarrollar modelos y hacer estudios en materias como “cuánta agua están usando las coberturas vegetales, cuánto ha aumentado este consumo, por ejemplo, en el contexto de una ola de calor y cómo ha ido aumentando la concentración del dióxido de carbono en los diferentes puntos en que se realizan estas mediciones a lo largo del tiempo”.

“Estas redes se han formado en Estados Unidos y otros países, donde los investigadores colectan sus datos y los concentran en una comunidad y eso es lo que nosotros queremos replicar en este proyecto”, explica Lagos.

“Desde la UdeC, vamos a coordinar la red ChileFlux y también desarrollaremos una plataforma que sea capaz de leer y compartir en línea los datos que están midiendo las estaciones”.

Esta iniciativa “es una red de colaboración muy virtuosa porque cada uno de los investigadores que forme parte de ChileFlux va disponer ahora de diez estaciones como fuentes de información objetiva para poder validar sus estudios o desarrollar modelos, todos vamos a tener muchos más datos de los que actualmente podemos obtener trabajando cada uno por separado”, destaca el científico.