Consejos para prevenir las enfermedades al corazón que también sufren las mascotas

Las enfermedades cardíacas o cardiopatías en pequeños animales son patologías que se encuentran frecuentemente en la clínica veterinaria diaria. El 25% del total de las atenciones médicas, es decir, 1 de cada 4 pacientes presentan alguna enfermedad cardíaca. En pacientes con edades superiores a 8 años este porcentaje se ve incrementado a un 40 o 50%.

Como explicó el Dr. Sergio Cofré González, académico del Departamento de Ciencias Clínicas de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción y Director del Hospital Clínico Veterinario UdeC-Chillán, existen muchos criterios clínicos que se deben tomar en consideración a la hora de diagnosticar a un paciente con una enfermedad al corazón. La edad, raza, sexo y peso pueden ayudar a su médico veterinario para hacer el diagnóstico.

“En animales jóvenes hay prevalencia de enfermedades congénitas. Las alteraciones diagnosticadas con mayor frecuencia en el Servicio de Cardiología Veterinaria UdeC son el Ductus arterioso persistente (PDA) y la Estenosis pulmonar. Por otro lado, en pacientes de edad avanzada es más común encontrar enfermedades cardíacas definidas como son las afecciones degenerativas (degeneración mitrálica/tricúspide) o cuadros neoplásicos (tumor de la base cardíaca)”, aclaró el Dr. Sergio Cofré.

La raza también juega un rol en la evaluación inicial de un paciente con sospecha de cardiopatía. Ciertos defectos cardíacos son más comunes en algunas razas. “Las razas de talla pequeña (15 kilos) tiene una mayor presentación de enfermedades valvulares (mitrálica y tricuspidea). Estas razas son los Cocker Spaniel, Poodles, Maltes, Dachshund, Chihuahua, Pequinés y también nuestros mestizos de talla pequeña. En cambio, las razas de tamaño grande como lo son el Pastor alemán, Doberman, Bóxer, Labrador y Golden Retriever y mestizo de tamaño grande, tienen una predisposición mayor a desarrollar enfermedades del músculo cardíaco y/o tumores del corazón”, señaló el médico veterinario.

En relación, al sexo de las mascotas, conocido es que los machos son más susceptibles a ciertas enfermedades cardíacas. “Por ejemplo hemos encontrados en nuestro Servicio de Cardiología Veterinaria UdeC, que los machos desarrollan cuadro clínicos más severos de la Valvulopatía mitrálica al igual que los machos de razas grandes que presentan más frecuentemente cardiomiopatías dilatadas. En el caso de las hembras presentan de forma más frecuente enfermedades cardíacas congénitas como el ductus arterioso persiste. En el caso de los gatitos, sabemos que es más común encontrar enfermedades cardíacas congénitas en los machos”.

Al igual que en las personas, el peso en los pacientes juega un rol importante en la dosificación de drogas y ayuda a valorar la cronicidad del cuadro. “Los pacientes con enfermedad cardíaca crónica pierden mucho peso, las salientes óseas se hacen prominentes y al palparlos se evidencia una marcada pérdida de grasa y masa muscular, esto lo conocemos como la caquexia cardíaca. En los cachorros con defectos
cardíacos congénitos es evidente el retraso del crecimiento en comparación a sus hermanos de camada”.

Dada la serie de factores que intervienen en las enfermedades cardíacas, es importante considerar, la edad, raza, sexo y un examen físico general y cardiovascular meticuloso para obtener un diagnóstico presuntivo de alguna enfermedad al corazón. “Es fundamental el diagnóstico temprano y asertivo de las cardiopatías en las mascotas, (idealmente un chequeo anual del corazón de la mascota) esto nos permite dar un tratamiento oportuno, mejorar la calidad y prolongar las expectativas de vida de nuestros compañeros de vida de cuatro patas”, precisó el Dr. Sergio Cofré.