Agronomía UdeC participa de Día de Campo sobre manejo de recursos forrajeros para bovinos

Crédito: Facultad de Agronomía UdeC

A la jornada asistieron más de 60 agricultores de Ñiquén, San Carlos, San Nicolás, Coihueco, Chillán, Chillán Viejo y Pinto, además del equipo técnico de Novaterra y representantes de Indap.

Por primera vez desde que inició la pandemia, un grupo de agricultores que forman parte del programa Servicio de Asesoría Técnica (SAT), cofinanciado con Indap y ejecutado por la empresa Novaterra, asistieron a una actividad de capacitación, que consistió en un Día de Campo en el Fundo Chimilto, ubicado en pleno secano interior de Ñuble, propiedad del médico veterinario y ganadero Arturo Vega, quien trabaja con su hijo Matías, también médico veterinario.

A la jornada asistieron más de 60 agricultores de Ñiquén, San Carlos, San Nicolás, Coihueco, Chillán, Chillán Viejo y Pinto, en conjunto con el equipo técnico de la consultora Novaterra y los representantes de Indap,  Juan Luis Henríquez y María Helena Yáñez.

En la ocasión escucharon de parte de Matías Vega el manejo predial y genético que se realiza en el Fundo Chamilco, donde explicó el trabajo que se ha realizado en este campo desde que fue adquirido por su abuelo Claudio Vega, en 1979.

También participó como expositor Marcelo Doussoulin, ingeniero agrónomo y académico del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Agronomía de la UdeC, quien abordó temas relacionados con los recursos forrajeros utilizados en condiciones de secano y su manejo.

Además hubo una presentación sobre equipos de cerco eléctrico para el ganado por parte de la empresa Aitec.

Matías Vega expuso sobre el manejo del criadero destacando la importancia de mejorar y optimizar el rebaño para hacerlo más rentable bajo las condiciones restrictivas del secano interior.

Resaltó que, bajo ese contexto, realizaron un cruzamiento absorbente del ganado original del predio (Overo Colorado, Overo Negro, Pardo Suizo) hacia la raza Hereford (mediante inseminación artificial y monta libre), para luego inscribir el rebaño en los registros SOFO como “Criadero Don Claudio” y que, desde 1985 a la fecha, se realiza inseminación artificial por lo cual se ha incorporado genética superior de países como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelandia, Australia e Irlanda, lo que posiciona a este criadero como un referente en la ganadería de secano.

También hizo mención a que este sistema se basa en el uso del recurso pratense, por lo cual se han preocupado de mejorar la oferta forrajera, a través de un aumento en las hectáreas de praderas sembradas y un plan anual de balance forrajero, con el objetivo de satisfacer los requerimientos de cada categoría animal que se encuentra en el predio de la mejor forma posible.

Respecto del recurso pratense, el académico Marcelo Doussoulin destacó la importancia que tiene para los sistemas ganaderos en secano interior contar con praderas de rotación larga (sembradas), suplementarias invernales (anuales) y naturalizadas, como las presentes en el espinal.

“En esta oportunidad los productores pudieron ver una pradera de falaris con leguminosas y una de ballica anual, y les comenté sobre su manejo, destacando aspectos como la fecha de siembra, preparación de suelo, dosis de semilla, fertilización, rendimientos esperados, haciendo referencia también al momento y forma de utilizar estos recursos forrajeros con el ganado, en términos de frecuencia e intensidad de uso”, dijo.

También se pudo ver y analizar un ecosistema pradera naturalizada de espinos, donde se destacó la importancia de contar con dichos árboles y que éstos estén manejados,  podados y con un cierto ordenamiento espacial.

“Un sistema espino–pradera bien manejado permite, entre otros, aportar sombra y refugio a los animales; y mejorar la retención de humedad y fertilidad del suelo bajo su dosel (lo cual es muy relevante en condiciones de secano), lo que se traduce en un mejor rendimiento y calidad de la pradera bajo ellos, permitiendo aumentar la rentabilidad de estos sistemas ganaderos”, indicó.

Por su parte el gerente de la consultora Novaterra, el ingeniero agrónomo Juan Antonio Díaz, manifestó la relevancia de que los pequeños agricultores conozcan en terreno y en condiciones de recursos y restricciones similares a las suyas, iniciativas exitosas en los distintos rubros en que se desarrollan, para que de esta forma ellos puedan aplicar en sus unidades productivas los conocimientos y nuevas técnicas de manejo aprendidas.

“Como empresa estamos preocupados de promover la eficiencia productiva, en especial en rubros tradicionales como la ganadería, para mantener vivo el acervo productivo y cultural de nuestra tierra y sus habitantes, a través de un sistema productivo sustentable, y al mismo tiempo agradezco la participación e involucramiento de profesionales de alto nivel como el profesor Marcelo Doussoulin, la disposición de empresas como “Criadero Don Claudio” de abrir sus puertas y entregar sus experiencias, así como también del apoyo permanente de Indap”, dijo.

Tags