El auge de las carreras de Salud

Universia, Martes 22 de Julio de 2008

 

El número de jóvenes que en los últimos años se ha decidido a estudiar carreras de la Salud ha ido en un constante aumento: De un total de 232.171 matriculados en el primer semestre para el período 2008, 36.370 estudiantes optaron por ésta área, ocupando un 16% del ingreso a la educación superior.

 

Las razones de esta alza son diversas y tienen relación con la cantidad de universidades privadas (que han ampliado la cantidad de carreras dictadas y los cupos); los futuros sueldos de los egresados y la demanda de centros de salud, que necesitan satisfacer las necesidades de la población, lo que provoca una especialización más acabada de los profesionales requeridos.

 

Crecimiento exponencial

 

A partir de 1998, la cantidad de institutos profesionales, centros de formación técnica y universidades (especialmente las privadas) dedicados a impartir carreras del área de la salud aumentó considerablemente. Según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, en el período 2000-2007 se inició entre un 81% y 89% de las nuevas carreras de Fonoaudiología, Terapia Ocupacional y Odontología; 50% de Medicina y 58% de enfermería. Sólo 12 de aquellos programas habían sido creados con anterioridad, la mayoría pertenecientes a universidades tradicionales.

 

Hoy existen alrededor de 60.000 alumnos formándose en esta área, repartidos entre 17 universidades (públicas y privadas) y 18 institutos profesionales y centros de formación técnica. Aunque Medicina y Odontología siguen siendo las más populares, carreras como Kinesiología y Enfermería han aumentado notoriamente, y representan un total de 12.000 estudiantes cada una.

 

Según una investigación publicada por la Revista Médica de Chile, el 59% de los alumnos matriculados pertenecen a universidades del Consejo de Rectores y un 41% restante corresponde a universidades privadas. Además, las carreras de la salud atraen a los alumnos con mejores resultados en la PSU: Medicina, Odontología, Kinesiología y Fonoaudiología concentran a cuatro de los cinco mejores resultados de esta prueba.

 

Junto con las carreras universitarias, existen una serie de programas en institutos y CFT: Laboratorista Dental, Laboratorista Clínico, Técnico en Odontología, Fisioterapeuta Deportivo, Técnico en Enfermería y Administración en Alimentación Colectiva, son algunas de las carreras técnicas existentes en el país.

 

En todo caso, la cantidad de carreras acreditadas aún es baja. Por ejemplo, de las 23 escuelas de medicina, sólo siete tienen esta característica: Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad de Concepción, Universidad de La Frontera, Universidad Austral de Chile, Universidad Mayor y Universidad de Santiago de Chile. En total, el 11.3% de todas las carreras de la salud impartidas en el país poseen acreditación. Según el estudio citado anteriormente, esto puede deberse al corto tiempo que llevan desde su creación, además hay muchas que todavía no han graduado su primera promoción de profesionales.

 

 

 
Las necesidades del mercado y el futuro laboral

 

Otro de los factores que han atraído cada vez más a los estudiantes, son los ingresos que más adelante puedan obtener, pues la demanda de profesionales sigue siendo menor a la cantidad de egresados. En Chile se está dando la tónica de los países desarrollados: el envejecimiento de la población ha aumentado la demanda por planes de salud, lo que implica mayor gama de profesionales del área a disposición de la comunidad y, por ende, mayor trabajo para estos.

 

Debido a la amplia demanda de los hospitales, clínicas y laboratorios por reabastecerse de personal especializado, los profesionales de la salud son mucho más cotizados. De hecho, hay muchos que comienzan a trabajar incluso antes de terminar la carrera.

 

Según datos de Futuro Laboral, Odontología, Química y Farmacia, Tecnología Médica, Medicina, Kinesiología y Terapia Ocupacional, tienen altos índices de empleabilidad, habiendo un 95% de sus egresados trabajando. Fonoaudiología y Enfermería tienen a un ciento por ciento de sus egresados siendo partícipes del mundo laboral.

 

En tanto, las remuneraciones recibidas son de las pocas que se han mantenido e, incluso, han aumentado en los últimos cinco años.

 

Una nueva alternativa

 

Además de las carreras ya nombradas, en los últimos años ha aparecido otra vertiente dedicada al bienestar y la salud de la población, centrada en terapias de corte alternativo y natural. Según la Organización Mundial de la Salud, las terapias complementarias y tradicionales son cada vez más utilizadas en el mundo occidental. Sin embargo, muchas de las personas que actualmente las practican, no tienen un claro respaldo académico.

 

Es así como algunas casas de estudio, especialmente de formación técnico profesional, han innovado en el rubro con carreras como técnico en salud y terapias naturales, músico-terapeuta y terapeuta natural integrativo.

 

Técnico en Salud y Terapias Naturales es dictada por el Instituto Valle Central y por el CFT del Medio Ambiente, teniendo como fin formar un profesional con conocimiento y habilidades adecuadas en algunas terapias complementarias, capacitado para ayudar a resolver problemas de salud. El mismo objetivo es compartido por la Universidad Pedro de Valdivia y su carrera de salud natural integrativa. Yoga, reflexología, nutrición, primeros auxilios y aromaterapia. Su duración es de cinco semestres.

 

En cuanto a músico-terapia, dictada por Inacap, pretende educar a un profesional capaz de diseñar, implementar y evaluar actividades con música que favorecen el desarrollo social y persona. Puede también participar como parte de un equipo multidisciplinario en el proceso de recuperación y rehabilitación de la salud de las personas, aplicando la música con fines terapéuticos. Su duración es de ocho semestres y contempla ramos como psicología de la música, psicología del desarrollo, canto, piano, entre otros.
[ Imprimir ] [ Más Noticias del Mes ]